XXIV Jornadas
Alcázar de San Juan

LAMERICA

 

Fecha: 29/10/1998. Pase: 21:00 horas CINE CRISFEL

 

AS711Nacionalidad: Italia Francia Año: 1994 Duración: 146´ Dirección: Gianni Amelio Guión: Gianni Amelio, Andrea Porporati y Alesandro Sermoneta Música: Franco Piersanti Fotografía: Uca Bigazi Reparto: Enrico Loverso, Michele Placido, Carmelo di Mazzarelli, Piro Milkani, Elida Janushi….

Para el cine italiano el neorrealismo fue también un fenómeno económico más que exclusivamente estético. Sin duda alguna tuvo resonancia estética pero los directores que salieron a buscar recursos (leasé escenarios y actores) fuera de los quebrados estudios de la industria italiana de la posguerra, lo hicieron por necesidad más que por buscar la originalidad de cierto encanto bucólico, pedestre o de excéntrica naturalidad. El resultado se puede leer a fondo en cualquier historia del cine pero sintetizando podemos decir que aquellos filmes lograron plasmar en imágenes la humanidad de los seres humanos, si se me permite la redundancia. En Lamerica Gianni Amelio logra esto con creces. El filme es un retrato afirmativo en medio de la desesperanza, de los perdedores, de las victimas eternas. Pero es afirmativo. América fue la tierra de esperanza para muchos europeos que escapaban de las miserias de la guerra; esta vez los emigrantes son albaneses que quieren llegar a la próspera Italia contemporánea. El enemigo sigue siendo el mismo: la miseria. Una consigna político universitaria de cierta izquierda de los años setenta decía: “Nos robaron muchos amaneceres, no lo permitamos otra vez”. En esta dirección va también la puesta de Amelio: las imágenes que muestra conmueven y obligan a preguntarse el porque suceden así las cosas. Por otro lado, diremos que también hay para destacar otros items tales como la fotografía, la inclusión de imágenes documentales y los paneos constantes hacia el mundo real. Lamerica, por último, también es la historia de un viaje en el cual el viajero – Gino por Enrico Loverso – no sólo conoce nuevos parajes, sino que descubre dentro suyo a un nuevo ser al que no había tenido acceso nunca antes del periplo. Las características de este nuevo ser humanizan al personaje de Loverso. Por esto también en afirmativa la puesta de Amelio. En una entrevista que el director concedió al diario Corriere della Sera hace años, Amelio sostiene que existe un cine necesario; “un cine sincero, sin astucias, capaz de contra consas realmente importantes”. Ese parecer es absolutamente coherente con su puesta; su cine es para espectadores sensibles, que sienten, un cine para seres humano, no para consumidores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies