XXII Jornadas
Alcázar de San Juan

LAS NIEVES DEL KILIMANJARO

AS2191Francia, 2011.
109 m.
Género: Drama social
Director: Robert Guédiguian
Guión: Robert Guédiguian (Poema: Victor Hugo)
Música: Pascal Mayer
Fotografía: Pierre Milon
Reparto: Ariane Ascaride, Jean-Pierre
Darroussin, Gérard Meylan http://www.golem.es/lasnievesdelkilimanjaro/
2011: Premios Cesar: Nominada a Mejor actriz (Ariane Ascaride)
2011: Festival de Cannes: Sección oficial a concurso (sección “Un certain regard”)
2011: Festival de Valladolid – Seminci: Espiga de Plata, Premio del Público
A pesar de haber perdido su trabajo, Michel vive feliz con Marie-Claire desde hace treinta años. Sus hijos y sus nietos los llenan de alegría. Tienen amigos muy cercanos. Están orgullosos de sus actividades sindicales y políticas. Sus conciencias son tan transparentes como sus miradas. Pero ese bienestar salta por los aires cuando dos hombres armados y enmascarados los golpean, los atan y se fugan con sus tarjetas de crédito.
“‘Las nieves del Kilimanjaro’ es el Robert Guédiguian que más me ha conmovido desde hace mucho tiempo. (…) Guédiguian es inteligente, es honesto, es de verdad. Como su cine.” . Carlos Boyero: Diario El País
“Guédiguian, nuevamente en estado de gracia (…) Una película ejemplar para estos tiempos de engaño permanente. (…).Lluís Bonet Mojica: Diario La Vanguardia
“Guédiguian consigue conmover, emocionar y hacer reflexionar desde la mayor sencillez con una fábula realista, o una radiografía cálida y melancólica”. Ricardo Aldarondo: Fotogramas En “Las nieves del Kilimanjaro”, Guédiguian se eleva por encima del conflicto político para hablarnos de un sentido de la justicia por encima de la letra escrita, de carácter personal y que interpela a una solidaridad colectiva en retroceso. Rodríguez Chico. LaButaca.net
Guédiguian nos ofrece una historia aún más maravillosa porque se ciñe a la realidad, haciendo gala de una autenticidad de la que es maestro. Paris Match
El realizador va directo al grano, llega al hueso, es incisivo, mordaz, hurga en la herida que él mismo acaba de abrir. Le Nouvel Observateur

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar